Inicio Artículos de fondo Digitalización inteligente de la energía en los edificios

Digitalización inteligente de la energía en los edificios

3458
0

Internet de las Cosas (Internet of Things – IoT) se está convirtiendo en una característica consolidada en hogares, edificios de oficinas, aeropuertos y hospitales. Los sistemas de iluminación, calefacción y seguridad inalámbricos y otras novedades ofrecen mejoras en comodidad y eficiencia a los servicios de construcción y ayudan a reducir el consumo de energía. Los sensores se suelen suministrar con alimentación mediante baterías, algo que no resulta ideal por una amplia variedad de motivos. La acumulación de energía aporta una alternativa interesante.

Digitalización inteligente de la energía en los edificios

El éxito de los sensores y los controladores inalámbricos alimentados por batería no es cuestión de suerte, ya que ofrecen varias ventajas. Como no dependen de cables ni sockets, se pueden colocar en cualquier lugar y moverse con flexibilidad entre las habitaciones. Pero no tienen una fuente de energía ilimitada. Una vez que la batería se vacía, los usuarios privados deberán contar con el tipo de batería adecuado o adquirir una. Para los sistemas de mayores dimensiones, se espera que los responsables de las instalaciones planifiquen e implementen el proceso y la sustitución de las baterías. Aquí – y en las aplicaciones industriales – la tarea de monitorizar muchas baterías y reemplazarlas de manera preventiva o reactiva se convierte en un verdadero reto.

Otro aspecto para considerar es la carga de un entorno. Las estimaciones indican que, en unos pocos años, estarán en servicio diez trillones de sensores IoT inalámbricos. Se requerirá un millón de toneladas de litio para el mismo número de baterías – que es la cantidad extraída en diez años. Incluso si el litio disponible fuera suficiente, esta minería intensiva podría tener un impacto severo en el entorno. Y hasta la fecha, no existe un método de reciclaje que permita recuperar el litio suficiente para su reutilización en las baterías. Lo mismo se aplica a otros metales pesados tóxicos presentes en las baterías, entre los que se encuentran el mercurio, el plomo, el cadmio y el níquel.

Una alternativa a las baterías son los cables de alimentación, pero conllevan un aumento de la carga de trabajo y los gastos, especialmente en tareas de reacondicionamiento y expansión. Los sensores y los controladores inalámbricos que acumulan su energía directamente desde el entorno – a través del movimiento, la luz o las diferencias de temperatura – son sencillos e igual de flexibles que aquellos alimentados por batería. Permiten a los sensores y a los interruptores operar sin necesidad de mantenimiento ni dependencia de las fuentes de energía del exterior y se pueden instalar en función de los requisitos de aplicación en el edificio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.