Inicio Artículos de fondo Componentes de un cierre giratorio

Componentes de un cierre giratorio

1191
0

Componentes de un cierre giratorioSe dice que «el todo es mayor que la suma de las partes», pero ¿es eso siempre cierto? En cualquier sistema mecánico los mejores componentes tendrán un rendimiento óptimo solo si están diseñados para funcionar juntos y están correctamente conectados, y no hay mejor ejemplo de esto que el campo de sistemas de cierre giratorio.

El uso de sistemas de cierre giratorio está consolidado en un amplio espectro de industrias diferentes como el medio eficaz y fiable de apertura remota de puertas interiores y exteriores, compartimentos, capós y maleteros, combinando la seguridad con la comodidad del cierre de impacto. Normalmente, un sistema de cierre giratorio consta de tres elementos principales: el cierre giratorio en sí mismo, el actuador (la interface con el usuario final) y el cable que conecta a estos dos componentes. Uno de los usos más comunes hoy en día de un sistema giratorio es la apertura remota del capó de un vehículo. En esta aplicación se activa una palanca mecánica (el actuador) desde el asiento del conductor conectada (mediante un cable dirigido) al cierre (giratorio) del capó. Al tirar de la palanca se acciona el cierre giratorio permitiendo que el capó se abra de forma remota.

El nivel de compatibilidad de estos tres elementos es lo que controla en última instancia el funcionamiento eficaz y fiable de todo el sistema, los requisitos de mantenimiento y la satisfacción del usuario final. Cualquier concesión relativa a estos aspectos empeorará el rendimiento del sistema de cierre, por lo que siempre que sea posible, y gracias a la cantidad de opciones disponibles, el ingeniero de diseño deberá elegir todos los componentes de cierre de un proveedor consolidado.

Cierre del sistema giratorio

Al diseñar un sistema de cierre giratorio es muy importante la selección del cierre adecuado ya que será el corazón del sistema. El primer factor decisivo para cualquier aplicación es el tamaño o la resistencia necesaria del cierre. Por ejemplo, para abrir puertas de equipamiento que se utilizará fuera de carretera se necesita un cierre más sólido, mientras que para abrir compartimentos ocultos de un yate de lujo es más apropiado un cierre compacto ligero.

Otro aspecto importante del diseño es la elección entre cierres de una o dos etapas. Se recomienda, por ejemplo, el cierre de dos etapas si se necesita una mayor garantía de que no se produzca un cierre «falso» y se impide con ello la posibilidad de una apertura accidental o un cierre incompleto. El mejor ejemplo de esta característica es la puerta de un vehículo. Si no está totalmente cerrada, permanece cerrada, pero es necesario un segundo esfuerzo para cerrarla completamente.

Hay múltiples opciones de cierre que ofrecen diferentes características de funcionamiento y la elección dependerá siempre en cierta manera de si el cierre se utilizará en un panel rígido o flexible. Aparte de eso, algunos sistemas ofrecen múltiples opciones de accionamiento que hacen que el cierre sea totalmente configurable sin tener que cambiar el diseño completo de la aplicación.

Otra característica importante que hay que tener en cuenta al seleccionar un cierre giratorio es la necesidad de un rotor doble o sencillo. La mayoría de cierres giratorios tienen un rotor sencillo que engancha el percutor, mientras que los cierres de rotor doble tienen una tolerancia de desalineación y son más robustos que sus equivalentes de rotor sencillo, lo que les permite soportar mayores cargas de trabajo. Además, las soluciones de cierres giratorios están disponibles con un amortiguador integrado que elimina el ruido y las vibraciones causadas por el funcionamiento normal del cierre al atrapar el percutor entre el amortiguador de goma y el rotor.

Accionamiento del sistema

Componentes de un cierre giratorioLos actuadores, la única parte visible del sistema, son el «punto de contacto» o el interface entre los usuarios finales y el mecanismo de cierre. Su funcionalidad es indiscutible, pero la «sensación» global del actuador también crea una impresión importante en los usuarios. Según las necesidades de la aplicación el actuador puede suministrar mayor robustez y seguridad y tener a la vez un diseño industrial mejorado.

La selección del actuador adecuado depende generalmente de si el accionamiento se realizará en el interior o el exterior de la aplicación. En aplicaciones interiores se utilizan generalmente actuadores de tirar/palanca o de pulsador porque proporcionan una superficie de encastre. También se pueden elegir soluciones económicas como el actuador de manija sencilla que ofrece el mismo nivel de fuerza directa. Y respecto a la selección del material, está disponible una amplia gama que incluye plástico, zinc fundido y aluminio fundido. El plástico es una solución económica, aunque si se busca resistencia y la sensación de calidad de un producto metálico, el zinc o el aluminio será la elección acertada.

Si el accionamiento se realiza en el exterior hay que tener en cuenta otros requisitos como, por ejemplo, el nivel deseado de seguridad, la necesidad de un diseño mayor para alojar una mano enguantada y la disponibilidad de materiales resistentes a la corrosión. Aún así, la gama de productos sigue siendo amplia, desde tiradores encastrados, de montaje en superficie y de impacto hasta pulsadores. También están disponibles diferentes opciones de código clave en prácticamente toda la gama de actuadores.

Si se desea una mayor seguridad de acceso en aplicaciones que pueden sufrir robos o vandalismo, como el equipamiento de construcción que queda en la obra durante la noche, se puede solicitar una solución de acceso electromecánica como, por ejemplo, un mando a distancia conectado a un actuador electrónico interno. La ventaja principal que proporcionan las soluciones electromecánicas es la capacidad de controlar y seguir las credenciales el usuario de forma remota generando un registro digital de acceso que se puede utilizar para probar el cumplimiento normativo de asociaciones acreditadas de la industria, como CESAR en el Reino Unido.

Conexión del sistema de cierre giratorio

Una vez elegido el cierre giratorio y el actuador, su eficacia operativa será tan buena como el cable que se elija para conectarlos. Si el ingeniero especifica actuadores y cierres independientes y luego los combina sin tener en cuenta su funcionamiento en conjunto, pueden surgir incompatibilidades. Para garantizar el éxito de la aplicación es de vital importancia que se diseñe un sistema de cierre giratorio con la asistencia de un proveedor que ofrezca los tres elementos necesarios.

El cometido del cable es transferir de forma eficaz la orden mecánica del usuario desde el actuador hasta el cierre giratorio y permitir así la apertura con la mayor seguridad y rapidez posible. Los ingenieros tienen generalmente una selección de cables pelados y revestidos (normalmente utilizados en aplicaciones «a la vista») y cables aislados que ofrecen la posibilidad de guiar un cable a través de la aplicación (sorteando esquinas), y proporcionan una mayor protección y sencillez de montaje en la aplicación del cliente. El cable principal debe ser de acero en el mejor de los casos, combinando así la resistencia a la corrosión con la robustez y un alargamiento mínimo incluso tras miles de ciclos de uso. Un revestimiento de acetal garantiza que el cable discurra con suavidad y un «aislamiento» de polipropileno protegerá al cable de daños y le permitirá sortear un mamparo o una esquina.

Muchos fabricantes ofrecen una amplia gama de accesorios de final de cable en la que podemos encontrar, entre los más habituales, de tipo barril, «L», «Z», de ojal, de bola y de cable pelado. Los que ofrecen un sistema completo de cierre giratorio le asesorarán para determinar el tipo de accesorio final necesario tanto para el actuador como para el cierre que garantice la correcta selección de cable para la aplicación deseada, asegurando además la compatibilidad a largo plazo, el funcionamiento suave y la ergonomía con un mínimo mantenimiento.

Los componentes seleccionados para sistemas de cierre remotos desempeñan un papel importante en el aumento de la calidad global del cierre. Se debe prestar especial atención a la selección del mecanismo de cierre adecuado en base a los requisitos concretos de la aplicación con el objeto de garantizar una funcionalidad y fiabilidad máximas. Un actuador táctil cómodo que también es bueno a nivel de funcionamiento crea una gran sensación de calidad y mejora la experiencia del usuario. Por último, es fundamental el uso de un cable de elevada calidad que conecte el cierre y el actuador para completar el sistema.

Al seleccionar un sistema completo de actuador, cierre y cable de un proveedor reconocido, los ingenieros pueden estar seguros de que tanto el conjunto como sus componentes por separado han sido sometidos a pruebas exhaustivas para cumplir e incluso sobrepasar los estándares de la industria.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.