Inicio Artículos de fondo Cómo proteger a los trabajadores contra la gripe aviar

Cómo proteger a los trabajadores contra la gripe aviar

4840
0
Cómo proteger a los trabajadores contra la gripe aviar

Figen Ersezer, especialista en marketing para EMEA en DuPont Personal Protection, nos habla en este artículo de los peligros de la gripe aviar y las soluciones para la seguridad de las personas.

Todos los inviernos asistimos a brotes de gripe aviar (también conocida como «gripe de las aves» o simplemente «gripe de los pájaros») que pueden contagiar también a los humanos. Este año no es diferente, ya que se han notificado varios brotes de cepas altamente patógenas del virus en todo el mundo. Aunque los trabajadores de las granjas avícolas corren un riesgo especial, es posible que otras personas entren en contacto con aves infectadas. Por ejemplo, los veterinarios de las granjas, así como los trabajadores y voluntarios que trabajan en reservas y parques naturales, también deben adoptar precauciones.

Para mantener la seguridad de los trabajadores y evitar que la enfermedad se propague a la población en general, es fundamental manipular las aves con seguridad y utilizar el Equipo de Protección Individual (EPI) adecuado.

¿Qué es la gripe aviar?

La gripe aviar es una enfermedad que portan las aves migratorias silvestres y que se transmite a las aves de corral. En el hemisferio norte, los primeros casos se registran generalmente a finales del otoño y el pico se produce entre diciembre y febrero[1].

La gripe aviar no está causada por un único virus, sino por un conjunto de virus. El principal diferenciador entre los subtipos existentes son las variaciones en las dos proteínas de superficie del virus. Los investigadores han identificado 16 proteínas diferentes de hemaglutinina (H) y 9 proteínas diferentes de neuraminidasa (N). Esto significa que hay 144 subtipos diferentes del virus, cada uno de los cuales se designa con una convención de nombres que incluye el número de la proteína, por ejemplo, H5N1 o H7N9.

Otra forma de diferenciar las distintas versiones del virus es agruparlas según su capacidad de provocar la enfermedad en las aves de corral. La gripe aviar de baja patogenicidad (IABP) aparece de forma natural en las aves silvestres, pero puede propagarse a las aves domésticas. La de baja intensidad no causa síntomas y es la agrupación menos peligrosa. Mientras, la de alta patogenicidad (IAAP) se propaga más rápidamente y provoca una mayor tasa de mortalidad. La IAAP suele ser mortal en pollos y pavos.

¿Por qué están en riesgo los trabajadores?

Aunque la gripe aviar no se transmite fácilmente de los animales a los seres humanos, la gripe aviar altamente patógena puede propagarse por contacto directo o indirecto con las secreciones nasales, orales o fecales de las aves de corral infectadas. Cuando el virus llega a los humanos, suele ser por un contacto directo y prolongado con aves infectadas.

Los trabajadores de las granjas avícolas son especialmente vulnerables a la IAAP debido a su contacto con las aves a través de actividades como la recogida y la manipulación, el transporte y el sacrificio y la retirada de las aves infectadas. La desinfección o eliminación de la ropa contaminada también puede poner en peligro a los trabajadores, a menos que se tomen las precauciones adecuadas.

Las consecuencias potenciales de la transmisión de la IAAP a los humanos son graves. La IAAP se considera un problema de salud pública debido a la posibilidad de que el virus mute a una forma que pueda propagarse de persona a persona.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.