Inicio A Portada FlyFocus vehículo aéreo no tripulado, para vigilancia en misiones críticas

FlyFocus vehículo aéreo no tripulado, para vigilancia en misiones críticas

1806
0

FlyFocus, vehículo aéreo no tripulado, cautivo y desconectable para vigilancia continua en misiones críticas utiliza los convertidores CC/CC DCM de Vicor para transportar cargas pesadas o para una mayor autonomía de vuelo.

El concepto de vehículos aéreos no tripulados (Unmanned Aerial Vehicles, UAV) no es nuevo; los primeros vehículos sin piloto fueron construidos durante la I Guerra Mundial[i]. Sin embargo, los UAV siguen evolucionando rápidamente, ya que los fabricantes innovadores recurren a los componentes y los materiales más avanzados para optimizar aún más sus productos destinados a determinadas aplicaciones.

FlyFocus vehículo aéreo no tripulado, para vigilancia en misiones críticas

FlyFocus, una de estas empresas, está especializada en el diseño y la producción de UAV para el mercado civil y las fuerzas de seguridad. Entre sus aplicaciones se encuentran la supervisión de áreas sensibles como fronteras, centrales eléctricas o instalaciones militares. No obstante, sus productos también se encuentran en entornos tan diversos como la supervisión de autopistas y el recuento de vehículos, la supervisión del público en estadios, las interferencias de radio y los radioenlaces.

Si bien son diversas, estas aplicaciones comparten un requisito común para el vuelo continuo durante más tiempo. El principal producto de FlyFocus cumple este requisito: se denomina CableGuard y consiste en un sistema completo formado por el UAV cautivo, la estación en tierra y el sistema de seguimiento.

El UAV se encuentra durante la mayor parte de su vida operativa en modo cautivo, sobrevolando a altitudes de hasta 70 metros por encima del área de interés. En este modo, sus motores eléctricos y la electrónica de a bordo se alimentan a través del cable, que suministra 400 VCC desde la estación en tierra. Esta tensión CC se obtiene de una entrada de 230 VCA que suele ser proporcionada por un generador portátil. Por tanto, el UAV puede realizar su vigilancia por un tiempo prácticamente indefinido y ha logrado una autonomía de vuelo continuo de hasta 30 días. En la práctica, sin embargo, se recomienda aterrizar el vehículo alrededor de una vez por semana para efectuar inspecciones de mantenimiento de los rodamientos y otras piezas mecánicas.

Si una de las cámaras del UAV observa un objeto sospechoso, como un coche en movimiento, el cable cautivo se puede desconectar de inmediato por control remoto; se despliega un paracaídas y el cable aterriza cerca de la estación en tierra.

Mientras tanto, las baterías de a bordo asumen la alimentación del vehículo, de manera que el UAV – con una sola cámara para luz diurna – puede volar libremente hasta 30 minutos antes de aterrizar. Con dos cámaras (térmica y de luz diurna) puede alcanzar una autonomía en vuelo libre de hasta 20 minutos. Esta autonomía de vuelo no cautivo proporciona a FlyFocus una ventaja competitiva para sus aplicaciones de vigilancia.

Tras la misión, el vehículo se puede reconectar a la estación en tierra para reanudar su tarea de vigilancia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.