Inicio Cerraduras Bumping o el impresioning, las técnicas de intrusión más utilizadas que no...

Bumping o el impresioning, las técnicas de intrusión más utilizadas que no dejan rastro

9885
0

La Policía Nacional ha alertado de que los ladrones de viviendas y locales comerciales están utilizando técnicas para entrar en los domicilios que no dejan rastro y hace mucho más difícil atraparlos. La solución pasa por modernizar los sistemas de seguridad, empezando por la cerradura, pieza clave para evitar la intrusión en los inmuebles.

Entrar por la puerta principal a robar y no dejar rastro es una práctica posible y bastante habitual para los profesionales. Eso es lo que hacen desde hace tiempo los ladrones, que cada vez se especializan más y utilizan métodos más refinados. Dos de estos métodos son el tradicional bumping y el más novedoso impresioning. Dos técnicas muy utilizadas para entrar en domicilios y negocios cuando no están sus ocupantes y no dejar huella visible en la cerradura.

Para conseguir su propósito, los asaltantes no actúan ni mucho menos de manera impulsiva, sino que acostumbran a hacer un seguimiento previo para confirmar que la vivienda está vacía, bien por vacaciones, o las horas en que no hay nadie, por trabajo, y así acceder con tranquilidad. Como, además, no dejan signos de haber forzado ni entrado por la fuerza, una vez dentro tienen todo el tiempo del para realizar sus fechorías.

Qué opinan los expertos

Para ahondar en este tema y proceder a la redacción de este artículo, se ha tomado como fuente de información a los profesionales del sector, los cerrajeros en Castellón de Vicente Sánchez. Estos aseguran que, de un tiempo a esta parte, han avanzado las técnicas de intrusión para abrir puertas fácilmente, practicando sistemas que parecieran que los ladrones tuvieran la llave, disparándose los robos en domicilios sin dejar huella. De hecho, los cacos que usan estos métodos suelen cerrar la puerta al salir para que las sospechas de que alguien ha entrado se minimicen.

Bumping o el impresioning, las técnicas de intrusión más utilizadas que no dejan rastro

A estas nuevas técnicas se le suma la problemática de que cerca del 80% del parque actual de cerraduras es antiguo y vulnerable a este tipo de ataques, por lo que puede afirmarse que es bastante fácil para estos expertos del robo acceder a los domicilios ajenos.

La solución es mejorar la seguridad de los inmuebles con la instalación de una cerradura de seguridad y un escudo que la proteja. A la hora de hacerlo, lo recomendable es contar con el asesoramiento de los cerrajeros, los especialistas de la seguridad en los inmuebles, para que ofrezcan las soluciones más eficaces para cada caso.

A continuación, se explica brevemente en qué consisten estos dos métodos para aquellos que desconozcan el modus operandi de estos malhechores.

Bumping

El bumping lleva siendo un método de robo efectivo y sencillo utilizado por los asaltantes desde hace varias décadas. Ha ido evolucionando y mejorando su efectividad, de manera que el mundo de la cerrajería ha tenido que tomar medidas y crear las cerraduras antibumping para evitar esta forma de intrusión ilegal.

Con esta técnica los ladrones pueden abrir las puertas sin la llave del propietario y sin necesidad de forzar la cerradura de seguridad. Consiste en la introducción en el cilindro de la cerradura una llave manipulada, golpeando la misma hasta hacer saltar los pistones, permitiendo el giro de la llave y la apertura de la puerta.

El origen de esta técnica se encuentra en el mismo oficio de la cerrajería, que la usa para la apertura de la puerta de forma legal y a petición de sus legítimos propietarios. Por este motivo, conseguir una llave bumping no es algo complicado, incluso se encuentran videos explicativos en internet de dónde comprarla o cómo hacerla y utilizarla.

Impresioning

El método impresioning es una técnica más moderna, en la que se realiza una copia de la llave de una cerradura sin tener acceso a ella. Requiere de paciencia y habilidad por parte del ladrón, pero una vez conseguido es como entrar en un hogar con la llave del dueño. Es muy peligrosa porque no deja rastro y los cacos entran en los hogares sin ser detectados.

Para hacer la copia de la llave, el ladrón introduce una lámina de aluminio o un material similar en el interior del bombín, a la espera de que el propietario introduzca su llave. De este modo, la lámina se moldea con la forma de la llave y cuando el ladrón la extrae hace una réplica exacta.

La solución una vez más es aumentar las medidas de seguridad del hogar con las cerraduras más avanzadas del mercado, aquellas que cuentan con sistemas anti-impresioning para que sea imposible clonar la llave.

Conclusión

Mejorar la seguridad del hogar para poder estar tranquilos pasa por renovar las cerraduras en primer lugar. Existen diferentes tipos, aunque las más comunes son las cerraduras biométricas, las cerraduras multipunto, las cerraduras electrónicas y las cerraduras cilíndricas. Elegir la más apropiada dependerá del nivel de seguridad que se prefiera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.