Inicio Seguridad personal Seguridad para los profesionales del piercing

Seguridad para los profesionales del piercing

6609
0

Para garantizar la seguridad tanto de los clientes como de los profesionales, los profesionales del piercing deben seguir ciertas prácticas para mantener la limpieza en el estudio. Todas las agujas deben ser de un solo uso y desecharse correctamente después de cada cliente. Lo mismo se aplica a cualquier otro material profesional para piercings utilizado durante un procedimiento de piercing, como guantes o soluciones antisépticas. Mantener las superficies libres de bacterias también es importante, por lo que hay que utilizar desinfectantes de grado médico entre los piercings y asegurarse de que la zona se limpia a fondo antes y después de cada sesión.

El aspecto más importante en lo que respecta a la seguridad es asegurarse de que las herramientas se esterilizan correctamente. Esto significa utilizar un autoclave para todos los instrumentos que entren en contacto con el tejido corporal, incluidos los piercings. También es esencial comprobar que el equipo se guarda en un lugar seguro.

Además, la zona del piercing debe cubrirse con un material estéril, como un paño, antes de iniciar el procedimiento.

Las agujas esterilizadas para piercings son un componente clave para la seguridad en una perforación profesional. Estos instrumentos de precisión están diseñados para utilizarse una sola vez, por lo que no pueden transmitir posibles infecciones o bacterias de una persona a otra. Las hay de distintos tamaños y formas según el tipo de piercing que se haga, así como diseños especiales para piercings en el cartílago de la oreja.

Para quienes buscan un nivel extra de seguridad, algunos fabricantes ofrecen agujas de seguridad profesionales preesterilizadas que vienen selladas en paquetes individuales con su propia fecha de caducidad. Cuando llegue el momento de utilizar la aguja, basta con abrir el paquete y desecharlo después, ¡sin necesidad de pasos adicionales de esterilización!

Si invierte en agujas de seguridad profesionales de calidad, se asegurará de que sus clientes reciban un tratamiento seguro y de calidad.

el máximo nivel de seguridad e higiene durante su experiencia de perforación. En última instancia, esto significa menos riesgo de infección y una experiencia más saludable para todos los implicados.

Seguridad para los profesionales del piercing

En conclusión, hay muchas consideraciones a tener en cuenta cuando se trata de la seguridad de los piercings. Desde la correcta eliminación de los materiales hasta el uso de equipos estériles y agujas de seguridad profesionales, tomar estas precauciones ayudará a garantizar que tus clientes tengan una experiencia segura y saludable en tu estudio

Si buscas más información sobre prácticas de seguridad para piercings, ponte en contacto con una organización sanitaria acreditada o acude a profesionales del sector con experiencia. Con sus consejos, conocimientos y experiencia, podrás asegurarte de que todos tus piercings se realizan de forma segura y profesional.

Riesgos que el cliente debe conocer

Es importante hacer un seguimiento de los clientes tras la perforación. Asegúrate de que entiendan las instrucciones de cuidado y comprueba si hay signos de infección u otros problemas durante la cita de seguimiento. Con estas prácticas de seguridad, puedes estar seguro de que todos los piercings se hacen de forma segura y profesional.

  • Algunas personas tienen reacciones alérgicas a determinados metales de los piercings. Por ejemplo, el níquel suelecrear reacción en un gran número de personas.
  • Llevar joyas en los piercings linguales puede astillarte los dientes y dañarte las encías. Además, tras un nuevo piercing, la lengua puede hincharse, lo que dificulta la masticación y la deglución, e incluso la respiración.
  • Las infecciones en la zona del piercing pueden causar enrojecimiento, dolor, hinchazón o secreción similar al pus.
  • Otros problemas cutáneos El piercing también puede dejar cicatrices y zonas elevadas debido al crecimiento excesivo de tejido cicatricial (queloides).
  • Riesgos de enfermedades de transmisión sanguínea. Si te haces un piercing en un lugar que no cuenta con medidas de seguridad puede que usen material contaminado. Así puedes contraer varias enfermedades de transmisión sanguínea, como hepatitis B, hepatitis C, tétanos o VIH
  • Riesgo de desgarro o traumatismo. Las joyas pueden engancharse accidentalmente y arrancarse, lo que podría requerir puntos de sutura u otro tipo de reparación.

Precauciones a explicar al cliente

  • No intentes perforar tus propias orejas ni permitas que lo haga un amigo sin formación.
  • Las normas de autorización para tatuajes y piercings varían de un estado a otro. Para conocer los requisitos de tu zona, infórmate en el departamento de sanidad local.
  • Antes de hacerte un piercing, asegúrate de que la persona que te lo haga se lave las manos y se ponga un par de guantes desechables nuevos.
  • ¿Utiliza el perforador material estéril? Según la Association of Professional Piercers (Asociación de perforadores profesionales) no es recomendable el uso de pistolas perforadoras. Algunos lugares utilizan estas pistolas para los piercings del lóbulo de la oreja. Sin embargo, este tipo de pistolas no se pueden esterilizar adecuadamente y podrían dañar el tejido de tu oreja. Para los piercings del lóbulo de la oreja y otros piercings corporales, lo mejor es buscar un perforador que utilice una aguja nueva, desechable y, por tanto, estéril. Así evitarás posibles riesgos para la salud asociados a prácticas poco seguras.
  • Para garantizar tu seguridad, comprueba siempre que el perforador utiliza una máquina de esterilización por calor para limpiar todas las herramientas que no se pueden desechar. Además, confirma que solo utilizan joyas hipoalergénicas, como acero inoxidable, quirúrgico, titanio, niobio u oro de 14 quilates.

Cuidados posteriores a explicar al cliente

  • Enjuágate el piercing de la lengua, los labios o las mejillas con un colutorio antiséptico sin alcohol después de cada comida y antes de acostarte.
  • Si te has hecho un piercing en la zona bucal, utiliza un cepillo nuevo para evitar las bacterias. Una vez cicatrizada la zona, quítate el piercing por la noche para cepillarlo y eliminar la placa. También puedes quitártelo cuando comas o realices actividades extenuantes.
  • Lávate los piercings dos veces al día con agua y jabón, y asegúrate de lavarte las manos antes de limpiar la zona perforada.
  • Evita nadar durante el proceso de cicatrización y mantente alejado de piscinas, jacuzzis, ríos, lagos y otras masas de agua.
  • No toques los piercings. Sólo debes tocarlos cuando los estés limpiando.
  • Evita también que la ropa roce el piercing, porque demasiada fricción puede molestar a tu piel y hacer que tarde más en cicatrizar.
  • No te quites los piercings. La perforación puede tardar unas semanas o incluso meses en cicatrizar por completo, si dejas las joyas puestas evitarás que el agujero se cierre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.