Inicio Artículos de fondo Aplicaciones clave para la tecnología de detección de imágenes

Aplicaciones clave para la tecnología de detección de imágenes

2397
0

Inspección industrial con la tecnología de detección de imágenes

Los controles de calidad de final de línea en las fábricas se han realizado durante muchos años mediante personal, y aunque este procedimiento ha dado buenos resultados en general, la naturaleza humana implica la posibilidad de errores y distracciones, además de que un empleado representa un gasto fijo recurrente (y que además generalmente va en aumento). Como consecuencia, para eliminar estos inconvenientes, las fábricas están adoptando progresivamente métodos completamente automatizados, más conocidos por el término de inspección óptica automatizada (AOI por sus siglas en inglés).

Los sistemas de detección por cámaras pueden examinar productos o incluso subconjuntos al finalizar el proceso de producción (o durante distintas fases de este). Con frecuencia esto se consigue utilizando imágenes de referencia de un artículo «bueno» conocido, con el que se comparan todos los demás mediante un sofisticado software. Los sistemas AOI se pueden programar de modo que detecten diversas anomalías, por ejemplo, una coloración incorrecta, un montaje deficiente o la presencia de elementos incorrectos.

Puesto que la cámara y la estación AOI se ubican en un espacio interior y es posible controlar la iluminación para ver el producto correctamente, en este caso los inconvenientes de una iluminación escasa que afectan a las aplicaciones de seguridad no representan un problema. No obstante, para inspeccionar un producto con precisión es fundamental una buena reproducción cromática que permita descartar cualquier «desviación» en un proceso previo que haya podido alterar, por ejemplo, el color de la pintura aplicada sobre el producto.

Al inspeccionar productos complejos o con muchos detalles, como en la identificación de valores de componentes en placas de circuitos impresos modernas, la capacidad de resolución de la cámara es de vital importancia. Los componentes pasivos pequeños pueden tener dimensiones en rangos por debajo del milímetro, de modo que para la lectura de precisión se requiere un sensor de alta resolución con un rendimiento de ruido bajo. Esto sería lo que habitualmente se denomina un sensor de «imagen completa», que tiene las mismas dimensiones que una película de 35 mm (aproximadamente 36 mm x 24 mm), ya que los tamaños de píxel de este formato son mayores y proporcionan mayor detalle.

El CCD de 9,1 MP KAF-09001 de ON Semiconductor.
El CCD de 9,1 MP KAF-09001 de ON Semiconductor.

El sensor KAF-09001 de ON Semiconductor proporciona un alto rendimiento de imagen para aplicaciones exigentes, como por ejemplo, las complejas tareas de inspección en fábrica, el diagnóstico médico y la investigación científica. El sensor de gran tamaño (36,3 x 36,3 mm) alberga una distribución de imagen de 9,1 megapíxeles que comprende 12 x 12 mm píxeles. Este dispositivo proporciona el alto grado de calidad de imagen y uniformidad necesario para aplicaciones AOI avanzadas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.